I.- INTRODUCCIÓN


¿Debería primar más la calidad frente a la cantidad?

Si hacemos esta pregunta, la mayoría de las respuestas que obtendremos estarán relacionadas con la necesidad de que la calidad sea superior a la cantidad. Pero… ¿hasta qué punto estamos siendo sinceros en esa respuesta?
Todos descargamos música de Internet y la escuchamos en el móvil o en el MP3 sin importarnos la calidad del sonido. Cuantas más canciones tengamos guardadas en nuestro ordenador y en nuestro bolsillo, más afortunados nos creemos. Porque un vinilo, aunque tenga más calidad, es algo obsoleto, caro y poco práctico.
Todos tenemos nuestra cámara de fotos digital y aprovechamos cualquier día para sacar 300 o 400 imágenes que guardaremos en nuestro ordenador durante un tiempo determinado (por lo menos, hasta que se nos ocurra imprimirlas, guardarlas en otro soporte o perderlas para siempre). Porque lo del carrete de solo 24 o 36 fotos, el papel fotográfico y la calidad del soporte papel también es antiguo y pasado de moda.
Todos pensamos que en Internet podremos encontrar cualquier tipo de información sobre cualquier tema, pero pocos hemos pensado si toda esa ingente cantidad de información es verdaderamente necesaria y, lo que es más importante, si es veraz. Hoy en día no somos capaces de “discriminar” información, porque carecemos de capacitación para leer auténticamente en la red.




II.- LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN

La sociedad de la información se puede definir como aquella en la que las tecnologías que facilitan la creación, distribución y manipulación de la información juegan un papel importante en las actividades sociales, culturales y económicas.

Siguiendo al investigador y doctor en Sociología Raúl Trejo Delarbre, la sociedad de la información se caracteriza por 10 rasgos fundamentales:

1.- Exuberancia: El volumen de información que manejamos es inmenso.
2.- Omnipresencia: Los medios de comunicación se han convertido en el espacio de interacción social por excelencia. Su ventaja radica en las infinitas posibilidades de intercambio de ideas. Pero un gran inconveniente es la supeditación a consorcios con gran influencia.
3.- Irradiación: Se desvanece la idea de "distancia física" en el envío y recepción de comunicaciones.
4.- Velocidad: La comunicación se ha convertido en algo instantáneo.
5.- Multilateralidad / Centralidad: Aunque los ciudadanos tenemos acceso a toda la información generada, ésta es fabricada, casi exclusivamente, por "metrópolis culturales" concretas.
6.- Interactividad / Unilateralidad: A diferencia de la comunicación tradicional, los nuevos instrumentos para propagar información permiten a los usuarios, al mismo tiempo, ser consumidores y ser productores.
7.- Desigualdad: Las naciones más industrializadas gozan de más ventajas que los países en desarrollo.
8.- Heterogeneidad: Al mismo tiempo que la creatividad, la inteligencia y el arte, las nuevas tecnologías harán circular los defectos más graves de la sociedad actual: prejuicios, abusos, insolencias, etc.
9.- Desorientación: La creciente cantidad de datos puede provocar aturdimiento personal y colectivo, frente al objetivo de enriquecimiento cultural.
10.- Ciudadanía pasiva: El consumo y el intercambio mercantil prevalecen sobre la creatividad.